Tengo cuarenta y cinco años de ser ceramista. Durante este lapso, me he desarrollado en tres vertientes: la de la enseñanza, la de la producción y la artística. Siempre he tenido la manía de generar mis pastas y esmaltes; lo mismo con los equipos y herramientas.

 

Creo que la cerámica es el arte de las artes, la más completa de las expresiones. Es en esta inagotable búsqueda en la que desarrollo mi trabajo. Hoy, con mis 70 años a cuestas, me encuentro en mi taller, rodeado de la familia, herederos todos ellos de mi interés en la cerámica y, sin embargo, cada quién descubriendo su propio lenguaje, sin miedo a modas y aprovechando la nobleza del material, para hacer de él a su antojo, influenciados quizá no sólo por haber crecido rodeados por hornos, tornos y barro, sino además por sus muy diversas profesiones e intereses.

 

Esperamos que los visitantes disfruten en nuestro Taller, lugar de encuentro de gente que ha venido de todos los rincones del mundo, del profundo placer y cariño que tiene esta familia por la creación cerámica.

 

 

 

Alberto Díaz de Cossío

 

Fundador

Av. Centenario No. 63, Coyoacán,  D.F. -  (55) 5554-6960